lunes, 22 de marzo de 2010

Adelanto - Libro 70 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo X - Pag. 76-77-78


En Sueño Profético hablaban del Poder de Dios. Decían:

Si el hombre pensara en el Poder de Dios no podría hacer lo que aparta de Dios, que es lo que está haciendo con los crímenes y hablando normal de las guerras, diciendo: "Han llenado los campos de cuerpos matados". Pues piensa en romper la carne que Dios unió, que la unió con estas Palabras de Dios:

"Estaréis unidos hasta que la muerte os separe".

Pues ahora compara estas palabras:

La Tierra es de Dios y el hombre no la siembra para que no existan hambrientos, pero la cultura de los espíritus del mal manda sembrar droga, que es lo que sirve para hacer los crímenes y para ocultar el dinero, contentando a los que no hace falta nombrar.

Aquí le tienen puesto el nombre de "adelanto". Pues esto se puede ver en la enseñanza que les están dando a los niños en los colegios. Los niños y las niñas crecen juntos con su inocencia, cada día copiando más al animal, que de pequeños están en la misma cuadra o en el mismo corral. Pero los están copiando hasta en despedir la ropa, teniendo el cuerpo roce sin ropa. Todo esto en los niños, que no tienen idea ni en el vestir ni en un veneno que con buena vista se les diera.

Dijo un espíritu de la Gloria:

Lo primero que hay que enseñarle al niño es que los Ángeles del Cielo quieren que lleguen a hombres despreciando lo que no entra en el Cielo. Pues esto es lo que dicen los Mandamientos. "Haceros niños y no perderéis la Gloria", estas fueron Palabras de Dios Hijo.

Que los hombres sean buenos para que no pierdan la Gloria, y que los niños vivan la Palabra de Dios y la pregonen, y ya el Poder de Dios cada día será mayor.

Desperté, oí:

Este ArroboEstado Sobrenatural en el que Dios trae un Espíritu a su Gloria para que reciba una Enseñanza. Durante este Estado, el cuerpo portador no presenta signos vitales hasta que el Espíritu vuelve de nuevo a él. es para que lo oyeran los profesores de los niños y los de gran talento.

Pues la cultura quiere que cada día sea mayor el adelanto y que el hombre se olvide que la Enseñanza Eterna es la que existe después de que entierren el cuerpo.

Al despertar y al oír el Dictado del Arrobo, el cuerpo se notaba unos momentos parado.


***