miércoles, 24 de marzo de 2010

Inteligencia - Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - Pag. 159-160-161


En Sueño Profético hablaban de lo que el hombre le llama inteligencia. Que hoy a esto contestaban los Espíritus que están en Gloria con el Mando del Creador de todo lo que el hombre cuida o desprecia.

Decían:

Inteligencia sin Dios, es fracaso con epidemia, que a la Humanidad va contagiando, porque a este contagio le abren las puertas los títulos del pecado.

Dijo uno, y ya termina el Mando:

El Hombre se ha hecho culto en el crimen, en el adulterio y en el disparo.

El crimen lo hace público, y ya a los oídos va acostumbrando.

El adulterio, las inteligencias lo presentan rompiendo los Mandamientos, que son Palabras Sagradas que Dios no les ha dado reforma.

Al disparo, tienes que entregar a tus hijos, sabiendo que son para matar o para que a ellos maten.

Esta es la grande epidemia que en la Gloria dicen que en la Tierra hay.

Luego, el adelanto, te trae de lejana distancia estampas de muertos que mueren de hambre, y a otros ves comiendo sobras o migajas igual que animales. Están faltos de hogar, faltos de cariño. De esto no se ocupan las inteligencias, porque en Dios no creen.

Desperté, oí:

¿Qué pueden contestar las inteligencias que quieren vivir esa vida de pecado y negar esta existencia?

¿Qué inteligencia es dar el primer cuido al zapato y dejar cortar el pie porque le molestó el pie?

¡Porque el zapato es bueno y le costó caro hay que defenderlo!

Pues menos inteligencia es, querer darle preferencia al cuerpo que es la caja del Espíritu, como la del cuerpo el panteón es.

Pídele a Dios que el hombre ponga su inteligencia en lo que no tiene fin, que es Dios, su Reino y su Gloria.


***