sábado, 27 de marzo de 2010

Son las mismas Palabras que Dios Hombre dejó dichas - Libro 87 - La Palabra del Creador - Tomo IX - Pag. 85-86


En Sueño Profético decían:

Si el oír estos Mensajes no te diera la Paz, no la busques en otro sitio, porque no la encontrarás.

Estos Mensajes te guían para hacer lo que a Dios puede agrandar.

Leer Mensajes con Palabras dichas por el mismo Dios –sin Mando a otro espíritu- te justifica, con su Mando, que sus Palabras son las mismas y que sus Mandamientos no serán reformados; te justifica que el pecado siempre será pecado, y que el que a Él representa no puede cambiar sus Leyes. Lo que Él une, jamás podrán separarlo, tan sólo cuando la muerte les llegue.

El que lo busque pidiendo perdón, será perdonado.

El que sus Palabras persiga y trate de ensuciarlas, más le valdría no haber nacido.

El que no vaya al Prójimo, no podrá ver a Dios, porque en el Prójimo está Él.

El que el perdón niegue, no será perdonado.

Desperté, oí:

Estos Escritos, dictados en la Gloria, son las mismas Palabras que Dios dejó dichas cuando vivió de Hombre.

Decían que el que quisiera la Paz, en estos Mensajes la encontraría.

Y que el que los desprecie, jamás la Paz encontrará.

Esta Enseñanza te cambia el pensar si éste no es de Dios, que es con el que el hombre te quiere retirar de Dios, con los libros del adelanto.

Si el ArroboEstado Sobrenatural en el que Dios trae un Espíritu a su Gloria para que reciba una Enseñanza. Durante este Estado, el cuerpo portador no presenta signos vitales hasta que el Espíritu vuelve de nuevo a él. faltara, no podrías seguir por los Caminos que andas.

Siendo Esto una Cosa tan grande, tienes que ir regalando las Palabras con temor, para que a Dios no maltraten.

Que maltratarlo es no obedecer lo que Él mande.


***