domingo, 7 de marzo de 2010

El Arrobo - Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - Pag. 77-78-79


En Sueño Profético decían:

El ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) es vida o muerte, que no necesita tiempo.

El Arrobo es Mando de Dios en la vida de un cuerpo.

El Arrobo es, que el Espíritu deja el cuerpo, con el Mando del Todopoderoso, que es el Rey del Cielo y Tierra.

Aquí nadie puede llegar por ser Poder de Vida Eterna.

Dijo uno:

Se habla de los Místicos y Contemplativos, y no se habla nada del Arrobo. El Arrobo es para que el Espíritu diga y cuente: “Esto he visto, esto me han dicho que diga”. Al decir me han dicho, ya se retira el que lo dice y ves que es Dios. Arrobo, vida que Dios trae donde el hombre dice que hay muertos, donde el hombre cree que cuando muera su cuerpo ya acabó la vida. El Espíritu Arrobado es el que puede enseñar reacciones sentidas sin cuerpo.

Desperté, oí:

Hablaban del Arrobo y lo comparaban con la vida del cuerpo o con la muerte.

Que no necesita horas ni tiempo, porque a un Mando obedece.

Luego, el mismo Mando manda al cuerpo que enseñe.

Esto no puede saberlo nadie, hasta que no entierren su cuerpo.

Que se refiere al saber que queda vida aunque ahí te vean muerto.

Pero tu Espíritu no puede decir: yo me voy con el Mando de Dios al cuerpo.

Que aún tiene vida, que el hombre no lo ve muerto.

Arrobo es vivir Gloria para enseñar a los cuerpos a que no pierdan la Gloria.


***