viernes, 12 de marzo de 2010

Lo que el Elegido quiere que hagas, es lo mejor - Libro 47 - Dios No Quiere, Permite - Tomo VI - Pag. 28-29-30


En Sueño Profético decían:

Dios oye la petición que Le pida el que Lo ama y el que Lo siga. Y es que el Amor más se agranda cuando Dios le da Mando. Que hay veces que el Mando te da sufrir, no por ti, que tu sufrir es porque ves el edificio terminado antes de que esté empezado. Pero para hacer que lo comprendan es difícil que no haya enfado.

Dios se hace Hombre para dejar en la Tierra Enseñanza. Que Dios la tiene para todos, pero todos a Dios no se acercan.

Dijo uno:

Amando a Dios, comprendes lo que el Elegido quiere que hagas, que es lo mejor. Porque antes de dar consejo, ya en su sentir se lo ha dicho Dios. Los que más quieres te da alegría el oírlos, porque sabes que valoran lo que Dios hace. Que a veces los retiran para quitarte alegría. Pero esto tómalo como Permitir de Dios.

Desperté, oí:

Si pensaran lo que oyen, cuando oyen el Mensaje, no podrían callarlo y cundirían este Caso, que tanta falta hace en el adelanto.

Pensar esto te quita sueño y te hace pensar: “Qué haría yo para que todos vinieran a consultar y mi consejo cogieran”.

Consejo que manda Dios al que sabe que no lo desprecia.

Y que con este consejo puede entrar a muchos en la Gloria.

Pide a Dios que no nos falten las alegrías y las fuerzas, para que siempre estemos en su Presencia.

Que esta petición Dios la manda al que adora sus Palabras.

Adorar es poner siempre delante el Mando que Dios dé.

Hay quien cree que adorar es inclinar las rodillas donde la Imagen de Dios ven.

Que esto es como el alto cargo del hombre en empresa o cuartel.

Decían en la Gloria: ¡Qué sencilla es la Enseñanza de Dios!

Si tú pones en tus manos Amor, como pluma y papel, ya siempre vas dando clases de este Amor cómo es.


***