lunes, 8 de marzo de 2010

“No echéis margaritas a los cerdos" - Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - Pag. 21-22-23


En Sueño Profético decían:

Qué difícil es comprender lo de Dios cuando tú eres actor de su Palabra. Cuando no media el Amor a Dios, no sabes recibir lo que es de Dios, ni lo que va de Dios.

Jesús dijo:

“No echéis margaritas a los cerdos.

El que cree que estoy en la Tierra Me busca si ama a mi Padre. Si no ama, no Me busca, e intentará Hacerme daño, bien a Mí o al que sabe que Conmigo tiene contacto”.


Dios se hace Hombre para salvar al hombre, para quitarlo del pecado. Si tú amas a Dios, tú actuación es Imitarlo en todo lo que dijo y quedó escrito con el nombre de Evangelio. Pues si esto hace Dios y manda que se haga, ¿cómo puedes tú hacer actuaciones que no son de Dios?

Dijo uno:

Pongamos las Palabras de Dios y la contestación del hombre:

El que cree que Estoy en la Tierra, Me busca, si ama.

Aquí no han buscado. El daño han intentado hacerlo, justificando la falta de Amor que hay.

Dios se hace Hombre para salvar al hombre, para quitarlo del pecado. El que no ama, no corrige al que aún no es hombre, no le tiene Caridad y maltrata sin ver la gravedad del pecado, que Dios manda que ayudes a quitarlo.

Desperté, oí:

Si tú no haces lo que Dios hizo, no estás en su Camino.

Dios es Amor. Dios es corregir las faltas que veas en otro, pero con Amor, con Caridad y con Alegría, porque estás cumpliendo su Mando.

Tú sigue transmitiendo esta alegría de Dios.

Que Dios te irá apartando los que no viven su Amor.

Porque vivirlo y no buscarlo, no es postura del Amor de Dios.

Dios pone aquí más fuerza y aumenta el Amor a Dios para que el hombre lo vea.

Que si Dios coge un Lugar, su Enseñanza es Evangélica.


***