lunes, 1 de marzo de 2010

El Poder de Dios - Libro 71 - Te Habla el Profeta - Tomo IX - Pag. 199-200


En Sueño Profético decían:

El que se acerque a este Elegido, creyendo y amando a Dios, algo nota su espíritu que hace que el cuerpo cambie de camino. Esto lo ven los que son amigos y familiares, vivan cerca o lejos. Y es que este Poder habla sin palabras al espíritu, que es el que le manda al cuerpo.

Dijo un espíritu de la Gloria:

Cuando un hijo les da sufrir a sus padres por no ir por el camino de Dios, es sufrir que sólo puede quitarlo el Poder de Dios. Pues este sufrir se agranda cuando el hijo no tiene edad de niño que duerma en cuna ni tampoco de hombre. Esta es la peor edad para que acepte palabras y comprenda que tiene que cambiar. Pues el Poder de Dios es el único que puede quitar este sufrir, ayudándole los que con él viven: padres y amigos.

Desperté, oí:

No dejando el poder de la Fe ni la confianza puede que Dios le dé un pensar de curación.

Y sus palabras sean un medicamento para que todos piensen el cambio que ha dado sin Fe ni Amor sentido.

Los Rayos de Luz del Cuadro de la Última Cena de Dios Hijo llenaban la habitación.

Termina el Mensaje con estas palabras:

Piensa que la fuerza de Dios llevas de compañía. Pues si esto crees, subes y bajas montañas, y ya las fuerzas no te faltan.


***