lunes, 26 de abril de 2010

Dios es Prójimo, y Prójimo es Dios - Libro 87 - La Palabra del Creador - Tomo IX - Pag. 106-107-108


En Sueño Profético decían:

Si por Dios haces el bien, ya no miras a quién.

Si a Dios amas y su Presencia la vives, sin ir al Prójimo ya no vives.

Si vas quitando sufrimientos, ya Dios te manda Premio. Un premio que ven ahí y luego te traes Aquí.

No puede ser que ames a Dios y vivas fuera del Prójimo, porque estas fueron sus Palabras:

“Dios es Prójimo, y Prójimo es Dios”.

“El que vaya al Prójimo, ya Me verá a Mí”.

“Yo estoy más en el necesitado que en el que de sobra tiene”.

“Pues el que quiere mi Gloria, Me busca en el Prójimo, da de comer al hambriento, viste al desnudo y levanta al caído del suelo”.


Todo esto es Prójimo.

Dijo uno:

Siguiendo estos Pasos ves que tienen Mando del Cielo.

Siguiendo estos Pasos ves responder a lo que Dios dejó dicho cuando vivió de Hombre.

¡Es lástima que estas Palabras el hombre no las practique!

Desperté, oí:

Si el hombre las practicara, no se conocería el hombre, y donde hiciera falta, el que tuviera de sobra se presentaría.

El Prójimo llama a Dios y Dios manda al que Lo quiere, y ya a Dios quieren los dos.

Es mejor que tú vayas sin que Dios te llame, porque Él ya está esperando.

Dios ha dado alegría en unos, y en otros pensar ha quedado.

Un pensar ladrón que en momentos de alegría te recuerda que no amaste a Dios.

Si eres de Dios buscas dónde hacer el bien.

Y si vienen a buscarte, como puedas hacer el bien, tú el bien haces.

Este es el grande documento que presenta el que Dios le hable.


***