jueves, 8 de abril de 2010

El oír mis Palabras tiene más fuerza que el ver mi Presencia - Libro 94 - Dios Manda en Su Gloria Que Enseñen - Tomo XV - Pag. 131-132

En Sueño Profético decían espíritus con el Mando de Dios estas Palabras:

Si los “Humos Divinos” no se quitan de tu presencia, es para que pienses que éstos son el Poder de Dios, y que mientras viva tu cuerpo no te faltarán.

Esto te hace pensar. “Señor, qué haría yo para poder publicar las Palabras que Tú me dices”.

Se quitaron los Humos y la Presencia de Dios quedó con su Túnica, y unos rayos de Luz llenaban la hoja de la Libreta donde estaba escribiendo. Su Presencia yo no quería que se fuera.

Ya dijo estas Palabras.

“Aunque mis Palabras oigas y no veas mi Presencia, piensa que el oír mis Palabras tiene más fuerza que el ver mi Presencia sin oír mis Palabras”.

Yo no podía quitar la vista de su Cuerpo. ¡Y en su mirada sentía una Paz tan grande…!

Desperté, oí:

Por mucho que digas lo que siente tu espíritu y tu cuerpo cuando ves su Presencia y oyes sus Palabras, no puedes explicar el Amor que te deja dentro.

Porque quisieras que todos los que creen en Dios, buscaran al Elegido, diciendo. “Quiero oír lo que dice Dios cuando arroba tu espíritu”.

“Si yo hice mal antes de conocer esta Grandeza, si puedes, dame tu Perdón”.


***