sábado, 24 de abril de 2010

Infierno y Gloria siempre tendrán separación - Libro 66 - Investigaciones a La Verdad - Tomo XI - Pag. 67-68


En Sueño Profético decían:

Por más voces que le des a la Luna verás que es imposible que te oiga. Pues mucho más imposible es pensar que esta Comunicación de Dios el hombre la rompa con la herramienta del pecado, con la soberbia del hombre, con vivir de Dios apartado.

Este espíritu está siempre al mando de la Palabra de Dios para quitar el pecado, para hablar de la Gloria cuando Dios le deja el Mando. Que hay cosas de la Gloria sólo para el espíritu, para dar Inteligencia Divina y señalar el camino que Dios delante fue pasando.

Dijo uno:

El hombre habla de Dios, pero su camino hace por olvidarlo, o lo tiene ya en olvido. No piensa que Dios sufrió porque el Padre lo presentó como Hijo, pero siendo Único Dios. Pues este Elegido da testimonio que el pecado no puede ser con Dios, porque Infierno y Gloria siempre tendrán separación, porque el pecado no tiene entrada en la Gloria. Y si el pecado no tiene entrada en la Gloria, que Gloria es Dios, cómo Dios va a tener juntos al Infierno y a la Gloria.

Desperté, oí:

Dios sigue comunicando para que el hombre no dude del que Él le sigue hablando.

Si echan pinchos al camino, Dios mandará quitarlos.

Y los pies no echarán sangre porque Dios presenta Mando.

Es el espíritu del mal el que echa babas, rechina y va voceando.

Pero Dios, con su Poder, comunica y va apartando, como hizo con Luzbel.

Y seguirá esta Enseñanza como la que dejó Él, para toda clase de razas.

Que la Enseñanza es la misma: dicha de Dios de Hombre o dicha de Dios en su Gloria de Palabras.


***